El canto de las sirenas

Va a empezar el mundial. Cada cuatro años es lo mismo: todo mundo hace sus maletas y se va a tierras lejanas a la fiesta, lo cual ni es malo ni condenable, a los que no nos preocupa el fútbol lo podemos tomar con filosofía ya que, en lo que eliminan a nuestro equipo, es posible que todos estén pensando en una sola cosa y esto trastoque un poco nuestras vidas manteniéndolas en pausa pambolera.

Si nos pusiéramos a hacer recuento de daños, no acabamos. Simplemente los últimos acontecimientos en el país han desatado descontento, pero también desilusión, porque los que seguimos las noticias y nos indignamos por lo que nos llega sabemos también que no va a pasar nada. Aún cuando Calderón exija que se castigue a los agresores que mataron al niño en el río Bravo, no tiene suficiente… bueno ustedes saben, para que eso sea un hecho.

Mientras en Sudáfrica…

Hay fiesta, visitantes, futbolistas y asaltos. Parece que la ciudad de Johannesburgo está un poco congestionada y la seguridad no es mucha. Pero ya lo dijo Fernanda Tapia ¿qué se sentirá vivir en un país con poca seguridad y tomada por la delincuencia? Ni que uno supiera de eso.

El mundial es finito, sabemos que nuestra memoria también. Esperemos que el canto de las sirenas no nos vuelva locos y no nos saque de rumbo (más)… hay que recordar que siempre es más fácil reunirse en la alegría que en el dolor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s