L’horreur

Hoy me quedé sola… el Dr. viajó inesperadamente y hubo que dejarlo ir. Ni modo. No fue de la mejor manera ni estuve de acuerdo, pa’pronto él tampoco, pero había poco qué hacer, nomás apechugar.

Nos arruinaron el día porque habíamos comprado boletos para el cine, que es nuestra actividad favorita… como yo no iba a dejar que mi boleto se desperdiciara, el de él no había como rescatarlo, me fui sola (agradezco enormemente todas las funciones a las que fui sola ante el horror de mucha gente que exclamaba “pero… vas sola?”).

Fui a ver La dictadura perfecta porque me causaba mucha curiosidad… el cine nacional me debe 152 pesos, les dejo 2 que es lo que vale la película. Me hubiera gustado reír con ella, de menos. Reí un poco, una o dos veces. Me decepcionó mucho, quería ver algo realmente trangresor, algo que contara los hechos con los protagonistas. Tal vez me equivoque pero no sentí que fuera suficiente a la luz de todo lo que sucede en el país… es más, me habría gustado que contaran el chisme de Paulette completo, yo no me trago lo que sucedió con esa chiquita, fue mucho más terrible que la realidad y la descripción de la película es risible… pero funciona para lo que quisieron contar. Realmente el fallo es que no estamos a merced de la televisión, estoy segura que la televisión está coludida con el gobierno para contar lo que “necesitamos” saber, pero no al revés: el gobierno no sirve a la tele y ese es un fallo en la película: no queda claro quién sirve a quién… no, no es lo que esperaba ver.

Mejor vean la comedia española 3 bodas de más, es sencilla y divertida.

de Ginísima Persona Etiquetado

Maleficent

No hay nada peor que traicionar a un personaje, o lo que es lo mismo que: una cosa son los motivos del lobo y otra es volverlo perro al wey, en voz de Mentiroso.

Fui a ver Maléfica porque es mi villana favorita, más que Cruella Deville. Lo tiene todo, es como la Bruja Mala del Oeste, así de buena. De ésta última vi Oz, the great and powerful y leí Wicked… son dos maneras de contar la historia previa a la de El Mago de Oz. Ambas son magníficas, aunque cuentan diferentes historias.

Maleficent no cumple, por mucho, y queda a deber, porque, contrario a Tangeld o Frozen, que tienen un discurso similar – con todo y que Frozen no está bien contada – , ninguna de las dos traiciona al personaje como lo hace Maleficent. Si bien ninguna de esas dos cuenta el cuento tradicional, se cuenta como una historia nueva, lo que provoca que los personajes no tengan un precedente, sino que se vean completamente nuevos… no es lo mismo si tomas un personaje de un cuento tan famoso, tan integrado en el imaginario colectivo: todos conocen la historia de la Bella Durmiente y cómo es que la hechizan y cómo sale del hechizo y qué pasó con la bruja.

La película cuenta el antecedente de la Bella Durmiente y comente un terrible error: transforma el personaje de Maléfica en algo que no es y tuerce el cuento sin remedio: la historia originalmente contada se pierde por completo, carente de sentido y deja al espectador con una pregunta “Si la historia fue así ¿quién contó el primer cuento?”

Nunca mejor expresado: una cosa son los motivos del lobo, pero sigue siendo lobo, no se le domestica.

Rock of Ages ¿y la nostalgia?

Hace muchos, muchos años, casi diez, conocí a un muchacho. Nos vimos pocas semanas y luego dejamos de vernos casi un año. Luego nos volvimos a ver, luego él se fue para regresar cuatro años después… las historias no son tan simples.

En esta etapa de nuestra relación nos ha dado por ver películas, muchas. Nos gustan y tenemos, si no gustos parecidos, podemos doblarnos un poco hacia la preferencia de uno y otro. En una de esas ocasiones cometimos un gran, gran error… fuimos a ver Rock of Ages.

¿Por qué? Pues porque era la única que había y ya había empezado. Eso o entrar a las 10 de la noche a una función y ninguno de los dos quería eso.

Tal vez estaría buena, pensamos. Ha de ser una película entretenida, dijimos. Mmmm. Pues no… yo jamás hice la conexión de que podríamos estar ante un musical; parece mentira pero no lo es y cuando vimos la escena en la tienda de discos casi nos da algo, me dijo “Esto es como High School Musical” pues sí, algo así.

Fue horrible.

Hay una escena en un streap club, con varias chicas bailando en un tubo y él me dice “no me gusta” yo no entendí cómo no le gustaba, si a él lo que le gusta más son las mujeres y esas mujeres se veían bastante bien. Luego me dijo “ya sé que es… no son sensuales” Yo no lo pude ver, pero si él lo dice, es cierto. No contentos con eso hubo algo terrible y tengo que decirlo. Es verdad que los 80 tal vez no sean los mejores años para la música y que hubo mucha basura, cierto, tengo que admitirlo aun siendo gran fan de los 80, PERO no hay derecho con lo que hicieron con esa película: hubo canciones mal escogidas y… lo peor para mí: hicieron de More than words de Extreme en un cover horroroso con letra diferente entre la original destrozando la canción. Podrá no ser la mejor canción, pero a mí me gusta, es bonita y hasta romántica ¿tenían que arruinarla?

Lo único bueno de esa película es Tom Cruise. Sí señores, Tom Cruise logra el personaje de ese rockero ido el 80 98% del tiempo y lo hace bien, uno le cree.

Los personajes principales son lastimosamente olvidables y, como me dijo Mentiroso “la única que canta es la negra” siendo “la negra” Mary J. Blige of course.

¿Qué es lo peor de ésta película? Pues que una película encajada en los 80, época que vivimos Mentiroso y yo siendo todavía adolescentes, no me causara nostalgia. Esa sí es tragedia.

de Ginísima Persona Etiquetado

Bad teacher (Malas enseñanzas)

A mi me gusta el cine en general y el comercial en particular. No me importa si a veces es malo, está diseñado para entretener y yo voy a ver películas que me entretengan. Algunas resultan muy buenas, otras muy malas y la mayoría tienen cosas positivas y negativas.

Ahora me fui a ver Bad Teacher, con Cameron Diaz. Tiene los peores reviews que he visto en años y no sin poca razón, pero es una película con la que se pasa el rato. Da un amplio margen para odiar a la protagonista, que es una cabrona y odiable desde cualquier ángulo, hasta su contraparte, una maestra perfecta y odiosísima.

Terriblemente no es una película para morirse de risa, es bastante mediocre y le hace falta algo. Yo la recomiendo si y solo si no tienen nada que hacer y alguien más les compra el boleto.

de Ginísima Persona Etiquetado