Y así terminó…

En cosa de horas es la reunión anual de la generación a la que no pertenecí en la Universidad. Luego hablo de eso porque todavía me raspa, aunque ya lo menciono casi como anécdota.

Hace como un mes me puse a limpiar una caja que me dio mi papá, que tenía cuadernos, dibujos, cartas, etc. todo lo que uno acumula con los años.  Entre todo eso había cartas de mis ex novios. Son de una variedad que yo no había notado: las de mi primer novio que son de un cursi del que ya no hay, seguro yo le escribía por el estilo. Las de un novio que tuve por compromiso (o.O aunque usted no lo crea), en realidad son tarjetas, que no tienen nada porque decía que no quería arruinarlas con su letra fea. Alguna de uno que Pepo tuvo a bien describir perfectamente: era un fantoche; la tarjeta de las flores de Franjo. Las de Roni ya no estaban… hace años las tiré, fueron las primeras en desaparecer. Lo último que encontré fueron correos impresos de mi ex marido, son como las listas del super: muy cotidianos.

Fue muy interesante ver todo eso. Siempre que lo revisé me daba mucha nostalgia… una sensación de añoranza muy fuerte y siempre un dejo de qué hubiera pasado si. Esta vez ya no fue así: nada de lo que vi me ocasionó emoción alguna. Tal vez debería haberme preocupado por la falta de emoción, pero no. Por primera vez en años todo lo que sentía con respecto al pasado había desaparecido, ya no está. Soy libre. Con esa certeza de no necesitar nada de eso, lo tiré todo.

A la reunión del sábado no voy a ir. El pasado se fue y el presente me ocupa.

Sombody that I used to know

Hace poco platicaba con una amiga y, a propósito de rompimientos, le decía que me parecía un descubrimiento que alguien se la pasara mal después de romper conmigo ¿por qué? Muy simple: cuando yo termino con alguien no me la paso mal. Es más, ha habido ocasiones en las que me la paso muy bien. Ella me dijo algo como “sí, claro, es parte de tu personalidad”. Sí, pero no… Pensémoslo por un momento.

Si uno ha aprendido algo en la vida, uno va a terminar una relación en  el entendido de que ya no quiere esa situación, que ya no le sirve. Y, claro, lo último que está en nuestra mente después de la separación es la de es ser infelices. Nos sentiremos tristes por un rato, dependiendo de la duración de la relación o de la profundidad, pero… no, el sentimiento que se tiene, cuando uno hizo bien es el de alivio. Ya no quiero más esto, me deshago de ello, todo vuelve a la normalidad, todo está bien.

Para mí, esto es lo más sano y la persona que una vez quisimos tanto, se convierte en alguien a quien solíamos conocer…

Sexo en miércoles

Ayer me desperté con dos acontecimientos… y me acosté con uno, pero eso no fue sino hasta el final del día.

El primer acontecimiento fue la campaña de Benetton, en la que muchos enemigos políticos aparecen dándose tremendo en la boca. La primera foto que vi fue la de Obama y Chávez… a Ren le dio asquito y a la compañera le produjo la evocación de otros besos como Stalin y Churchill, T. Roosvelt y Trotsky por ejemplo. A mí se me antoja beso de reconciliación entre Ibargüengoitia y Monsiváis, quienes murieron peleados, o entre Vargas Llosa y García Márquez. Ellos todavía tienen oportunidad de reconciliación plena.

Claro que ante esto me parece que solo fue la iglesia católica la que se quejó. Surprise, surprise. Parece que el pudor católico no soporta dos cosas 1.el beso entre hombres, porque eso es de maricas y 2.el beso entre enemigos ¿no era la religión católica una religión de amor? Sea como fuere todos sabemos que Benetton hace campañas provocativas y polémicas. Aun cuando, en efecto, hiera susceptibilidades y se pase de la raya, yo creo que hay que darle el justo valor a una campaña como ésta y tener un poco de sentido del humor que mucha falta nos hace.

Y apropósito de amor… la otra noticia fue la república amorosa de AMLO. Yo no soy lopezobradorista, van a tener que convencerme si quieren mi voto, pero es de notar que no bien dijo AMLO lo de la república amorosa no se hicieron esperar las burlas. Pueden decir lo que quieran, pero nos hemos quejado hasta el cansancio de la horrible violencia que vivimos, pero que no se le ocurra a alguien decir que hay que amar al prójimo porque eso es religioso y somos un estado laico ¿quién dijo que la búsqueda de la paz ciudadana es un acto religioso y risible? La codicia es una forma de odio y creo que de eso adolecemos. No se trata de abrazar la totalidad de la propuesta de López Obrador, pero ¿no era lo que se venía discutiendo? ¿Regenerar el tejido social? Sigamos burlándonos de la idea y mantengamos nuestro estado de terror porque lo contrario sería doctrinal y ligado al catolicismo.

Cada vez me queda más claro que tenemos lo que merecemos.

En otras noticias tuve un sueño rarísimo: primero soñé que estaba en casa de un amigo, pero en la casa había un fantasma. Así como en Poltergeist, hasta miedo me dio. Lo más extraño de esto es que creo que ese era un sueño dentro de mi sueño, en el que estaba en la misma casa de mi amigo, pero estaba jugando con un perrito y platicando con mi cuate. Es decir, soñé dos veces con el mismo lugar y con el mismo amigo, en el mismo sueño. Si hay alguien por ahí que sepa qué quiere decir soñar que soñamos, que me diga. Estoy harto intrigada.

Desconexión

Me he preguntado que pasaría si me desconecto… si corto los lazos sociales virtuales.

En esta época no se pueden cortar todos. Unos sirven para el trabajo. Pero hay otros que no son necesarios, al menos no para sobrevivir. A veces me han dado ganas de tirar mi Facebook (gasp!), de cerrar mi cuenta de messenger y quedarme con el “vital” correo electrónico que no es vital, solo un avance tecnológico que ahorra papel – eso es bueno, no me quejo.

Esta era es chistosa… me da para no oír la voz de mis amigos, para estar “en contacto” con gente que no veía hace diez años o diecisiete (!) y que recuerdo con cariño, pero que cuando me reúno con ella ya no tenemos nada que ver. En condiciones no artificiales no nos habríamos vuelto a encontrar, el desencuentro habría sido natural. Hay gente a la que le dí carpetazo y lo que hacen años después es preguntarme en Facebook si quiero ser su amiga, hell no! Si no soy amiga suya en la vida real ¿de verdad creen que lo voy a ser en la virtual? Ideas que se tienen para considerarse “cercano” a alguien.

Me da por fantasear con la desconexión, con nunca tener que dejar mi telefonito que ni siquiera tiene cámara… qué tiempos aquellos cuando uno iba a la cabina telefónica más cercana a decirle a mamá “voy a quedarme en casa de Ofe”.

Y en 2006…

Hola niños y niñas. Tengo que contarles…

Todo empezó el año pasado…

Muchos de ustedes no saben que a mi me gusta la música de Shakira, bueno, pues me gusta. Desde que oí Dónde estás corazón? Cuando Laura Pausini era más famosa -nunca me gustó Laura Pausini by the way-.

En fin que siempre me han gustado sus canciones, sin embargo, por alguna razón que aún no entiendo nunca compré alguno de sus discos. Quizás porque esa es el tipo de persona que soy: solo escucho el radio. O tal vez por que soy muy coda para gastar 150 pesos en un disco o eso es lo que algunos de mis amigos y familiares dirían (lo cual no es del todo cierto, lo que sucede es que siempre hay coasa mejores que hacer con 150 pesos que comprar un CD. Ir al cine con palomitas extragrandes, por ejemplo).

Los años pasaron… vino y fue Pies Descalzos, ¿Dónde están los ladrones?, Unppluged de MTV (que vi por la tele, mama raised no fool) para después ver el famoso crossover con Laundry Service. De eso hubo cosas que me gustaron y cosas que me parecen terribles hasta el día de hoy como el pelo platinado y la insistencia de que su dominio del inglés es por cuestiones culturales y no mercadotecnia -repito my moma raised no fool-. Ahora, esta niña emprendió un par de tours en estos años: el llamado Anfibio y el de la Mangosta.
¿A que no adivinan? Pues sí, no fui a ninguno (estaba yo concentrada en la nostalgia de Timbiriche y sus conciertos de despedida, junto con los álbumes y el horrible sencillo electrónico que sacaron).

No obstante, gracias a la tecnología que nos rodea, me hice de casi todas las canciones. Las bajé de la red y así no tuve cuatro o cinco CD’s que ocuparan demasiado espacio, pero, P-E-R-O después de cuatro años de no sacar una producción llegó Fijación Oral Vol.1. Lo oí en Univisión – de nuevo, I’m no fool– y lo que oí me gustó, así que como regalo de cumpleaños me regalé a mi misma, con moño y todo, el CD nuevo de, la que podrían llamar, mi artista favorita. Disfruté mucho de mi regalo.

Ahora bien, las promociones de los discos son algo curiosito y como toda buena promoción, un día afortunado de verano, la fanaticada nos dimos cita en el Sanborns de Cuicuilco a una firma de autógrafos. YO fui y me paré ahí con mi copia, muy esperanzada para que mi artista me diera su autógrafo.
Pues bien, tuve que ir ese día a que alguien me firmara la copia de un disco. Nunca había hecho eso y escogí bonito evento para hacerlo -inserte una cara llena de sarcasmo aquí-. Les voy a explicar por qué. Resulta que ese día organicé todo para ir a pararme alrededor de las 3 a Cuicuilco, hasta ahí todo bien, traía mi CD, había olvidado mi cámara, pero me consoló la idea del autógrafo, había muchísima gente, pero por razones completamente injustificadas ese día estaba yo llena de fé y me hacía saliendo de ahí horas más tarde con mi firma.

Bueno pues pasaron varias cosas: 1) quien hizo la promoción olvidó decir que había que tener una pulserita roja para que a uno lo dejaran pasar a formarse más cerca del podio que tenían preparado, para que, como si uno fuera a ser coronado o hecho caballero, recibiera ahí el trofeo deseado. Esa pulserita sería entregada cuando uno enseñara el ticket correspondiente a la compra del CD UNICAMENTE en Sanborns. Por supuesto, yo tenía ya mi copia y el tener que comprar otro CD para obtener la pulserita me pareció algo así como una broma de muy mal gusto. Por no tener la pulserita, fui echada de la fila y tuve que ir a comprar un CD para el efecto que acabo de descirbir.

Se imaginaran que perdí mi lugar en la fila y me tocó mucho más lejos cuando regresé.

2) Nuestra artista llegó tarde. Eso no fue lo malo… lo malo fue que llovió a cántaros ese día ¿mi paraguas? En mi coche. Vientos, así se hace. Acabé hecha una sopa, fue un milagro que no me enfermara de bronquitis o algo por el estilo.

3) Por si no fue suficiente con los hechos descirtos, a la niña se le ocurrió irse temprano del evento. No tengo que decir que yo estaba particularmente decepcionada. Hecha una sopa, sin autógrafo, con un disco extra que tuve que comprar y viendo a niñas de 13 años llorando porque, al igual que yo, no habían obtenido lo que habían ido a buscar -algunos fans eran de Querétaro y otros alrededores-.

Lo único que pude hacer ese día fue devolver la copia extra (todavía tengo pesadillas con un Sanborns hasta el copete de consumidores frustrados y enojados devolviendo sus CD’s). Por lo menos no perdí mi dinero. Perdí la voluntad de volver a una firma de autógrafos, que ni qué.

Ahora bien, yo sabía que no solo sería este disco, habría un volumen dos en noviembre y junto con hordas de fans, me senté a esperar. Esperamos y esperamos, oímos rumores y oímos como se desmentían los rumores. Finalmente MTV subió a la red todas las canciones del álbum y todos pudimos escuchar las canciones antes de que el CD saliera a la venta.

Este hermanito no se iba a quedar atrás con la promoción. Pero fue diferente: lanzaron concursos. Uno de ellos consistía en escribir algo creativo explicando porqué éramos la persona ideal para seguirle los pasos a Shakira durante 4 semanas en el próximo tour. Pues voy allá voy con un ensayito de máximo 300 palabras para decir porqué yo debía ir en el viaje. Me contestarían en diciembre.

Esperé. No entro a concursos básicamente por miedo al rechazo, aún cuando sea anónimo. No me gusta enterarme de que alguien ganó algo en el mismo concurso al que yo entro, cuando hay 100 premios y ninguno es para mí, me baja la moral.

Hace ocho días recibí un mail que decía que había ganado un premio en el concurso al que entré, como no lo podía creer, pegué el anuncio en un foro para ver si alguien había recibido uno como esos. Nadie lo había recibido. Contesté el mail al remitente mandando mi dirección. Si era una broma no importaba, no me estaban pidiendo información altamente sensible, lo peor que podía pasarme era que me mandaran basura el resto de mis días. Eso no es tan grave: si es por correo, uno la tira, si es electrónica, uno la borra. Tan simple.

Hoy recibí un paquetito de DHL: Una copia autografiada por Shakira de Oral Fixation Vol. 2.
Finalmente recibí mi autógrafo (insertar suspiro de satisfacción aquí).

¿La desventaja en esta ocasión? No creo que sea su mejor trabajo.

Tangled

Disney había abarcado prácticamente todos los cuentos de hadas, e incluso, había creado otros (si estoy mal, me corrigen) como la princesa y el sapo.

A mí siempre me han gustado las películas de Disney, en especial los cuentos de hadas. Crecí con ellas viéndolas en el cine que estaba por Lindavista que tenía la forma del castillo. Bueno, realmente era solo la fachada, pero me parecía que era el castillo que se veía al principio de las películas con Campanita… antes de que lo hicieran 3D y esas cosas. Es realmente historia antigua.

Esto es que nunca me había puesto a pensar que les faltaba una: Rapunzel. Pero tiene una explicación, para mí, muy lógica. Y es que ya nadie se acuerda pero, hace muchos, muchos años, en un lejano reino (el Reino de Disney, no me vean así -.-) además de las películas animadas había discos, LPs, de los cuentos narrados y con algunos diálogos. Además eran de colores, el que yo tenía de Bambi era rojo traslúcido. Y uno que me gustaba mucho era el de Rapunzel. Era de mis primos y era un disquito de 33 1/3 con el cuento narrado y un librito para seguir la historia. Todavía me acuerdo de la frase que más me gustaba “-¡Rapunzel, Rapunzel! ¡Deja caer tus trenzas!- Rapunzel las dejó caer y el príncipe trepó por ellas”, la parte en la que el príncipe se queda ciego por unas espinas y como Rapunzel le devuelve la vista con sus lágrimas. Lamentablemente es lo único que recuerdo del cuento.

Ahora vi la película que Disney hizo. Es tan simpática, tan divertida, me gustó mucho. Seguramente sin relación con la versión de los hermanos Grimm, pero creo que Disney lo hizo bien: una película divertida con las canciones que, debo confesarlo, hace un par de décadas o un poco más, habrían sido significativamente menos y personajes inverosímiles, pero igual de divertidos.


Ya hice lo mío

¿Existe una avenida al término del sufrimiento, de la inseguridad y del miedo?

Hice lo mío… lo trabajé, lo rebajé, lo alisé y lo hice mío. Y aunque hay cosas que no puedo cambiar, hay cosas de las que ya puedo ser consciente, que puedo pensar y retener y no repetir. Hay cosas que pudiera decir, que pudiera gritar y provocar una explosión… pero no lo hago porque ahora pienso en las cosecuencias y en el área de destrucción que eso deja, cuando algo deja.

¿Han tenido el corazón hecho un nudo? O como si fuera una pasita… algo que de pronto se seca, que deja de bombear y que invita a no salir de la cama porque sientes que todo lo que tocas lo arruinas esa vez y todas las que siguen.

¿Lo arruiné todo sin remedio y ni siquiera me di cuenta? Que tonta… pero eso no vuelve a pasar, nunca.

Si pierdo lo poquito que tengo, la proxima vez, en una vida completamente diferente, esto no me vuelve a pasar.

Ya hice lo mío… y lo hice bien.

Que te digo que te quiero…

Te digo que te quiero para que no lo olvides, para que no lo olvide yo y porque, si algo me pasa, tendrás la certeza de que alguien pensaba en ti sin otra intención que imaginar que eres feliz y que agradece que existas.

Te digo que te quiero a través de la distancia que no existe y de la poca sincronía que comparten nuestras vidas. Te digo que te quiero a través de la ventana detrás de tu cortina cerrada.

Te digo que te quiero, porque sí… ¿por qué no?

Cosas que uno se encuentra

Esto lo encontré a seis años de escrito y no puedo recordar a quién se lo escribí.

Huye, no hables de lo que sabes
Dime que hay temas que no debemos tocar,
Que yo estoy mal, es entonces,
Cuando se que tengo razón.

Retráctate, retírate, contráete,
Que la verdad esta ahí.
Quédate, aguántate, rectifícate,
Y di que es lo que quieres aunque te de miedo.

Yo me voy, no tengo más nada que hacer,
Solo me resta pensar que todo es por un bien mayor.
Hasta luego, pues, hasta que rectifiques, reedifiques
Y reencuentres.